Achronos VII
VIII


Será siempre mi salto. Me respiraste, y sin peso, el lomo del presente. Escucho el vino que vibra. De puertas abiertas, la raíz incauta. Hay una corriente de labios desatada. La calma, la huida me tropiezan: fuente del que no espera. Sobre el borde húmedo. La danza cruza. La voz entra a regalar. El cuerpo salpica sus árboles.



Refbacks

  • There are currently no refbacks.